ONLINE DESDE EL 8 DE DICIEMBRE DE 2007




martes, 9 de noviembre de 2021

Limp Bizkit - "Still Sucks" (2021)


 (click en la imagen para agrandar)


Corría el viernes 29 de octubre de 2021 y los liderados por el carismático y siempre odiado y amado Fred Durst anunciaron la salida de su ¿esperado? sexto disco de estudio para el 31 de octubre. Es decir dos días después y en un día nada común para el lanzamiento de nuevos registros (es decir un domingo en vez de un viernes). Boom.

Por qué "¿esperado?" y no "esperado". Justamente por este motivo. Porque nadie se lo veía venir. O mejor dicho, se viene esperando un nuevo trabajo discográfico de Limp Bizkit, es decir el sucesor de "Gold Cobra", desde 2012. Momento en el que anunciaron con bombos y platillos que su esperado nuevo disco se titularía "Stampede of the Disco Elephants". Se acuerdan? Después se corrió para 2014, momento en el que la banda dejó Cash Money Records, su sello en ese entonces. A partir de ese momento, el álbum permaneció en desarrollo durante años sin una fecha de lanzamiento confirmada. El guitarrista Wes Borland ya había terminado de componer y grabar las guitarras del disco, pero a fines de 2017 declaró que su coequiper Fred Durst todavía estaba trabajando en sus partes. En julio de 2017, Durst afirmó en Instagram que el álbum ya había estado disponible online durante un año y medio en la plataforma Soulseek, pero Borland refutó esto diciendo que "no se de qué está hablando" Fred Durst. Borland reiteró nuevamente el progreso de la banda en noviembre de 2018. Los cuatro temas que se habían editado a modo de single entre 2012 y 2014, es decir "Lightz (City of Angels)"; "Ready To Go" con Lil Wayne; "Thieves" (cover de Ministry) y "Endless Slaughter", finalmente se eliminaron del disco. En la edición 2021 del mítico festival Lollapalooza, llevado a cabo en Chicago en julio pasado, la banda terminó su set con un tema llamado "Dad Vibes", que Durst adelantó que formaría parte del próximo disco. Además de esto, una pista de hip hop llamada "Turn It Up, Bitch!" según DJ Lethal, se ha utilizado como salida para los shows en Chicago y Wallingford, y en este último se anunció que sería la cuarta pista del nuevo álbum.

Listo el background y parte de la histeria historia en torno al disco. Ahora vamos a lo que realmente nos compete: el disco en sí mismo. La apertura de la mano de "Out Of Style" nos transporta automática e inmediatamente a 1999. Un genial riff saltarín y, creo yo, muy difícil de reproducir en vivo a cargo de un Borland en llamas y un Durst rapeando como en las mejores épocas, aunque bastante melódico por momentos. Le sigue "Dirty Rotten Bizkit", otro gran momento del disco. Y eso que recién empieza. En este punto, definitivamente aterrizamos con un DeLorean DMC en 1999. Con tan solo 03:01 de duración, el tema nos transporta por distintos momentos de la carrera de Limp Bizkit, aunque nunca por "Three Dollar Bill, Y'all$", el debut de la banda, crudo y rabioso por donde se lo escuche. Llega el turno del ya conocido "Dad Vibes". Un tema que al principio parecía más un interludio entre tema y tema, pero que al escucharlo en su versión final en el disco, resulta ser un tema más. Y bastante pegadizo. Un tema en el que Durst ironiza sobre su rol de padre a los 51 años de edad, rapeando calmadamente pero siempre con groove. Si. Fred Durst tiene 51 años de edad. Le sucede el antes mencionado "Turn It Up, Bitch!", un hip hop con contrabajo sampleado al mejor estilo House Of Pain o Cypress Hill, donde Durst rapea a más no poder sobre el regreso de la banda en particular y el nü metal en general. Y es recién ahora donde el disco se calma un momento de la mano de "Don't Change" de INXS, un tema que recuerda levemente a Oasis y a la versión de "Behind Blue Eyes" de The Who, incluída en "Results May Vary" (2003). Sigue "You Bring Out the Worst in Me", tema que nos retrotrae a "Significant Other" a primera escucha, al menos al principio, y en donde Fred Durst saca a relucir por primera vez en el disco su rabia, gritos mediante como en sus mejores épocas, aunque para la ocasión apoyado en distintos efectos de distorsión. Le sigue otro gran momento del disco, "Love The Hate", en donde Durst se autoflagela en formato de insulto, junto con otra voz que también lo denefestra, siempre en plan irónico, claro. Este sí es más un interludio que un tema con sus casi dos minutos de duración. Llega "Barnacle", un tema en perfecto plan Stone Temple Pilots donde nuevamente el frontman muestra su enojo, pudriendo su voz durante unos instantes. Díganme si la melodía cantada del estribillo no les recuerda a "Sex Type Thing" de STP. Con "Empty Hole" llega el segundo momento desenchufado del disco. Un tema que parece estar de más y en donde Durst se luce tras el micófono, pero que al durar también menos de dos minutos, se deja escuchar, más con los acordes acústicos de Borland, que llenan en todo momento. "Pill Popper" llega para levantar un poco el clima reinante, esta vez en plan industrial, y nuevamente con un Durst que explota en el estribillo, siempre respaldado por distorsiones y efectos varios. Le sigue "Snacky Poo", el tema más largo del disco con sus 04:11 de duración. Un hip hop super fiel al Limp Bizkit de "Significant Other". Y el plan unplugged vuelve una vez más de la mano de "Goodbye", último track del disco, siendo el tercer tema "desenchufado" de un disco que reúne doce tracks en casi treinta y dos minutos de duración.

Para el curioso que llegó hasta este punto de la reseña sin haber escuchado el disco, así como aquel que me ha preguntado por otras redes y canales qué opino del disco, mi respuesta es que si te considerás un hardcore fan de Limp Bizkit o incluso un simpatizante de la banda, lo escuches sin miedo. Te vas a encontrar con un Fred Durst un poco más apagado que de costumbre (de nuevo, estamos hablando de un hombre de familia de 51 años de edad y no de un jóven rebelde de 29, que pedía romper todo en "Break Stuff") pero con el mismo groove de siempre. Un Wes Borland IMPLACABLE tras las seis cuerdas. Un John Otto que cumple como siempre (si bien forma parte de los créditos del disco, en vivo lo está reemplazando Brandon Pertzborn, baterista de Black Flag y Marilyn Manson, entre otras, ya que supuestamente Otto estaría en rehabilitación, así no haya trascendido oficialmente). Un Sam Rivers sólido en estudio, pero de desmejorada apariencia física, teóricamente producto de una disfunción hepática por excesos con el alcohol (incluso fue transplantado recientemente). Y un DJ Lethal activo como siempre. "Still Sucks" cuenta con grandes momentos (empezando por los primeros dos temas), así como con canciones que quizás estén de más. Pero en media hora (la duración promedio de los temas no alcanza los tres minutos) se pueden escuchar sin ningún inconveniente.

Semejante espera para un disco de media hora? Tómalo o déjalo. La cuestión es que Limp Bizkit volvió al ruedo después de un gran letargo para demostrar que el nü metal sigue más vivo que nunca. Y que siguen haciéndote mover cualquier extremidad del cuerpo con el mismo beat que escuchamos hace poco más de veinte años atrás. Te guste o no.


Setlist:

01. Out of Style (03:22)
02. Dirty Rotten Bizkit (03:01)
03. Dad Vibes (02:12)
04. Turn It Up, Bitch (02:20)
05. Don't Change (cover de INXS) (02:55)
06. You Bring Out the Worst in Me (03:12)
07. Love the Hate (01:56)
08. Barnacle (01:55)
09. Empty Hole (01:52)
10. Pill Popper (02:24)
11. Snacky Poo (04:11)
12. Goodbye (02:35)

Duración: 31min 55seg



miércoles, 20 de octubre de 2021

Dream Theater - "A View From the Top Of The World" (2021)


(click en la imagen para agrandar)



¿Qué decir de "A View From the Top Of The World", el flamante decimoquinto registro discográfico de estudio de los proclamados titanes del metal progresivo, que difiera un poco de lo dicho en reseñas de discos anteriores? No mucho, para ser honesto. A esta altura del partido, Dream Theater es, salvando las (kilométricas) distancias, como AC/DC. Es decir una banda que si bien busca reinventarse disco a disco, terminan cayendo siempre en la misma fórmula. Una y otra vez. Para muchos, entre los que me incluyo, esta fórmula es la ganadora. No podemos esperar un disco thrashero de los neoyorkinos, así "Train Of Thought" haya sido el disco más pesado y oscuro de la banda. Ni aproximado al death metal. Ni al heavy tradicional. Ni a ningún otro subgénero. Hoy por hoy, Dream Theater es el perfecto sinónimo de "metal progresivo". Cada vez que alguien habla del subgénero en cuestión, es una sola la banda que viene a la cabeza. Claro: los de Petrucci y compañía. Incluso, para muchos de sus detractores, decir "metal progresivo" es sinónimo de mala palabra, de aburrimiento, de música para músicos. La realidad es que el subgénero es muy rico como para pensar solo en Dream Theater. Aunque la realidad sea otra.

"A View From the Top of the World"
es Dream Theater en su máxima expresión musical, ampliando el sonido que ayudaron a crear, mientras mantienen la esencia de los elementos que les han otorgado hordas de devotos fanáticos alrededor del globo. El registro en cuestión marca el segundo disco de estudio de la banda en ser editado bajo el sello InsideOutMusic/Sony Music. El arte de tapa fue creado por el eterno colaborador de la banda, Hugh Syme, quien ha trabajado con popes tales como RushIron Maiden y Stone Sour, entre otros. El disco fue producido por el mismísmo John Petrucci, acompañado adicionalmente por James "Jimmy T" Meslin, mientras que la mezcla y masterización estuvieron a cargo del reconocido músico y productor Andy Sneap, actual "hired gun" de Judas Priest para sus conciertos en vivo.

Desde el arranque, de la mano de "The Alien", primer corte dado a conocer por la banda, es inevitable pensar automática e inmediatamente en Dream Theater. El sonido, inmaculado como siempre. Aunque personalmente percibí un sonido mucho más pulido en los parches y platillos, comandados por el gran Mike Mangini. De hecho, hacía tiempo que no escuchaba en la banda un sonido tan perfecto en materia de batería y percusión. Me animo a decir incluso que me recordó a su antecesor, el siempre inquieto Mike Portnoy, miembro fundador de la banda pero que dejó de pertenecer a la misma hace ya once años.

Antes que sigan leyendo, preguntándose cuánto duran los temas, el más corto es "Trascending Time", quinto track del álbum, el cual no llega a los seis minutos y medio de duración y que recuerda muchísimo a Rush. Incluso es el más melódico del disco, aunque se sabe la melodía abunda en los discos de Dream Theater. Mientras que el más largo del opus es el último track, el cual le da nombre al disco y que acusa la friolera de veinte minutos con veintitrés segundos. El famoso último-tema-de-disco-de-Dream-Theater-que-se-dura-todo. Algo a lo cual la banda nos tiene sumamente acostumbrados. ¿Pero cuánto dura todo el disco? Exactos 4215 segundos. O sea 70 minutos con 25 segundos. Es decir poquito más de una hora y diez minutos. Y estamos hablando de tan solo siete temas. Volviendo al tema que le da nombre al disco, al igual que todos los temas bien largos de la banda, es un medley épico que resume en veinte minutos los setenta que dura el álbum y en donde James LaBrie aparece recién promediando los tres minutos del tema. Creo que a esta altura no es necesario detenerme en la cantidad de cambios de tempo y climas a lo largo y ancho del tema. Quienes siguen a la banda, saben exactamente a qué me estoy refiriendo. Recién a los nueve minutos de duración, el tema se apaga, dándole respiro a la mayoría de los músicos de la banda, quedando solo John Petrucci y un emotivo arpegio limpio, sobre la constante base propuesta por el siempre magnífico Jordan Rudess en teclados. Lógicamente, la calma dura poco. Poco en relación a lo que dura el tema, porque en realidad estoy hablando de cinco minutos de tranquilidad, lo cual puede parecer una eternidad para muchos pero no para los Dream Theater. El final, una vez más, épico por donde se lo escuche.

Pero antes de esta verdadera obra de arte, está "Awaken The Master", sexto tema y el segundo más largo del disco, con sus 09:47 de duración y que se lleva el premio al track más pesado de "A View From the Top Of The World". El único suavizante del tema es Jordan Rudess, quien pone paños fríos sobre un tema que explota desde el inicio y que luego se calma apenas un momento, siempre de la mano de los teclados, que pasan a predominar. Pero que también duran un momento, volviendo a predominar el resto de los instrumentos.

"Abordamos cada álbum como si fuera el primero"
, dijo LaBrie. "Ha sido un gran viaje, pero no vamos a parar". Y todo parece indicar que así será, ya que la banda planea salir de gira en apoyo del nuevo disco. La gira norteamericana de "Top Of The World Tour" comienza el 28 de octubre en Mesa, Arizona, y termina el 14 de diciembre en St. Petersburg, Florida. La gira hará paradas en Seattle, Chicago, Washington, Nueva York y  Orlando, entre otras. Por ahora, no hay noticias sobre el resto de la gira, aunque no dudo que los llevará por prácticamente todo el mundo.


Tracklist:

01. The Alien (09:32)
02. Answering The Call (07:35)
03. Invisible Monster (06:30)
04. Sleeping Giant (10:04)
05. Transcending Time (06:24)
06. Awaken The Master (09:47)
07. A View From The Top Of The World (20:23)

Duración: 70:25






sábado, 1 de mayo de 2021

A treinta años de "Contradictions Collapse"

(click en la imagen para agrandar)


Si alguna banda me demostró que literalmente existe un colapso de contradicciones, ya sea en lo lírico, en lo musical e incluso en la orientación musical, dicha banda fue; es y siempre será Meshuggah. Una banda sueca, nacida en un pueblito llamado Umeå, en donde lo más parecido a hacer otra cosa que no sea sudar la casaca para beneficio de un patrón, era hacer música. Y como los Meshuggah necesitaban exteriorizar sus frustraciones, enojos y rabia contenida, decidieron juntarse y grabar un disco al que originalmente llamaron "(All This Because Of) Greed" (algo así como "todo esto es por codicia") pero que finalmente devino en "Contradictions Collapse", el disco que todos conocemos como el debut de Meshuggah. Disco que este año, precisamente el día internacional del trabajador, cumple nada más ni nada menos que treinta años.

Si, tres décadas de un disco que al principio para muchos, fue un disco más, de una banda más. Otro disco thrashero, de otra banda thrashera. Y todo por el tupá tupá que marca el arranque del disco, de la mano de "Paralyzing Ignorance", un tema que de movida arranca... raro. Raro para la época. Raro para el género. Simplemente raro. Cadencia jazzera pero rabiosa, distorsionada, violenta. Y que luego de un machaque, deviene en un thrash hecho y derecho. Primero a medio tiempo y luego a tiempo completo y a toda velocidad. Según los eruditos en la materia, el debut de Meshuggah no se trataba de otra cosa más que de un híbrido entre tres subgéneros del palo: el antes mencionado thrash metal, el metal progresivo y el no muy bien visto metal alternativo. Este último quizás por la época. Epoca de grunge y reinvención del metal y del thrash metal en particular. Lo cierto es que "Contradictions Collapse" es un híbrido, un hermoso experimento, estamos de acuerdo, pero muy personal. Al momento, y con mis cuarenta y dos años, puedo dar fe: hasta ese momento, no había banda que sonara como Meshuggah. Era como si el dial de nuestra radio favorita de metal se cruzara con una de jazz, pero sonando armoniosa y sincopadamente al mismo tiempo.

Donde mejor definiría al debut de los suecos es en "Erroneous Manipulation", segundo track del disco. Un tema que aparenta ser uno más del montón, pero que tiene una dirección increíble, unos matices grandiosos y un groove nunca antes escuchado. En el track en cuestión es donde más se luce el baterista Tomas Haake, uno de los miembros fundadores de Meshuggah y a su vez, uno de los músicos más idolatrados y respetados tras los parches, además ideólogo del Drumkit From Hell, The Metal Foundry y Metalheads, expansiones de las aclamadas aplicaciones de audio EZ Drummer y Superior Drummer de Toontrack, grabados en Dugout Studio por el mismísimo Tomas Haake, el ingeniero Daniel Bergstrand (In Flames, Meshuggah), Mattias Eklund (Toontrack) y el recientemente reincorporado Fredrik Thordendal, guitarrista y miembro fundador de Meshuggah. Si, por si no lo sabían, Fredrik se reincorporó a la banda después de un impasse en el que se supone que compuso o grabó (o las dos cosas juntas) su segundo disco solista.

Volviendo al disco, seguimos con “Abnegating Cecity”, un thrash metal progresivo que desde el arranque no da respiro, atraviesa distintos tempos y en el cual nos encontramos lo que para muchos es el origen del djent, esa técnica de palm muting trabado que luego muchos (muchísimos) copiaron e incluso llamaron y siguen llamando subgénero. No, gente. El djent es una técnica de guitarra. No un subgénero musical. En lo sucesivo, una vez que nos damos cuenta, comenzamos a escuchar cada vez más djent en el disco. Quizás no tanto (o no tan definido) como en los discos que suceden a “Contradictions Collapse”.

En “Internal Evidence”, seguimos evidenciando el potencial y técnica de la banda. Incluso, siendo el cuarto track del disco, confirmamos lo que veníamos pensando desde el comienzo del disco: qué raro toca Fredrik Thordendal! No mal. Sino raro. Sus solos juegan con notas que caen perfecto en el tema, pero uno no entiende cómo. Es como si tocara en reversa pero con la particularidad que las notas caen donde tienen que caer. Resulta muy interesante escuchar al guitarrista, sobre todo en los solos, muy jazzeros incluso.

Llega “Qualms Of Reality” y con éste, nuevamente confirmamos otra teoría: “Contradictions Collapse” es una suerte de “... And Justice For All” de Metallica pero más violento y progresivo. No una copia, claro. Sino un modelo a seguir. Modelo que quedó plasmado únicamente en el debut de los suecos. Es recién en este tema que los Meshuggah bajan unos cuantos cambios. Promediando el tema, aparecen guitarras acústicas, súper limpias, y un Tomas Hakke que descansa un poco, reposándose sobre el aro de su redoblante, mientras Thordendal se despacha con un emotivo solo de tintes jazzeros pero mucho más redondo que los que venía haciendo. Es recién después de este bello paisaje que la banda da lugar a uno de los momentos más rápidos y agresivos de toda su carrera. Un gran cambio de clima.

“We'll Never See the Day” es otro Señor Thrash (progresivo siempre). De hecho es, junto con “Erroneous Manipulation”, de lo más gustoso del disco. Sin desmerecer al resto, claro. Es muy difícil quedarse con un tema de este registro discográfico. Algunos tienen más ingredientes. Algunos tienen más climas, más paisajes. Realmente todos tienen lo suyo. En todos, sobresale la precisión y la calidad de los músicos.

Aunque si nos tenemos que detener en la precisión, creo que el premio mayor se lo lleva “Greed”, antepenúltimo tema del álbum. Tema que incluye uno de los solos más rápidos de Thordendal, no solo del disco sino incluso de toda su carrera.

Llegando al final, nos encontramos con “Choirs of Devastation”, a mi parecer el mejor tema del disco. No porque sea instrumental (aunque en las estrofas, hay una voz hablada que queda siempre en el fondo). Entonces por qué me parece el mejor tema del disco? Porque tiene todos los condimentos de una obra maestra. Una intro grandiosa, con un tenue solo de guitarra armonizado apoyado sobre un arpegio a base de guitarra acústica, un arranque que delinea perfectamente lo que se viene, un machaque y una base que Meshuggah adoptará en lo sucesivo, más guitarras armonizadas (muy raro en los suecos) y un final que termina dándole forma a modo de desenlace a un arranque que durante todo el tema fue marcando el camino. Con tan solo cuatro minutos de duración (“Choirs of Devastation” es el tema más corto del disco), la banda muestra perfectamente su propuesta e incluso da a conocer lo que seguirá haciendo a lo largo de los años.

Para el final, llega “Cadaverous Mastication”, el tema más largo del disco, acusando poco más de siete minutos y medio. A mi parecer, el cierre perfecto para un disco que aunque no es tan logrado como sus trabajos posteriores, definitivamente vale la pena escuchar. Por qué cierre perfecto? Porque hace las veces de resumen del disco, conteniendo absolutamente todos los ingredientes dentro del mismo. Y por qué “Contradictions Collapse” no me parece un disco tan logrado en relación a sus sucesores? Porque si bien el sonido es perfecto para la época, para un debut discográfico y para una banda que en ese entonces era la nada misma, es a partir del EP “None” de 1994, es decir su trabajo posterior, que la banda decide encarar nuevos caminos, atravesando territorios nunca antes explorados. Y es a partir de este momento que la banda logra todo lo que se propone. Y más también. E incluso sorprende. Y al día de hoy, no deja de sorprender.

 


miércoles, 23 de septiembre de 2020

Deftones - "Ohms" (2020)

(click en la imagen para agrandar)


Finalmente, y luego de un lapso de cuatro años entre disco y disco, llega "Ohms", el esperadísimo noveno registro discográfico de los oriundos de Sacramento. Se trata del primer disco de Deftones desde su homónimo de 2003 en ser producido por el legendario Terry Date (Bring Me The Horizon, Soundgarden, Pantera, Limp Bizkit, White Zombie, Overkill, Slipknot, Dream Theater, The Smashing Pumpkins y un larguísimo etcétera), aunque se dice que el productor trabajó con la banda en 2008, precisamente en las sesiones de "Eros", el disco que nunca vio la luz del día por decisión unánime de la banda: "mientras terminábamos ´Eros´, nos dimos cuenta que este álbum no representa lo que somos actualmente como personas y músicos. Y aunque estas canciones verán la luz algún día, colectivamente decidimos que debemos tomar una nueva perspectiva. Necesitábamos regresar al estudio para hacer lo que sentimos está bien artísticamente".

Durante agosto pasado, Deftones comenzó a dar pistas sobre su nuevo disco. En primera instancia, la banda realizó publicaciones crípticas en sus redes, su web oficial y en animaciones hechas por medio de la función "Canvas" de Spotify. Una vez desencriptadas estas publicaciones, las mismas dieron a conocer la palabra "ohms" y las coordenadas que llevaban a una gigantografía publicitaria sita en Los Angeles, en donde se dejaba ver parte de la portada del disco. La campaña de promoción de "Ohms" dio por finalizada, anuncio formal mediante, acompañada del video correspondiente al primer single, el tema que le da nombre al disco.

El álbum abre con "Genesis", el segundo tema que la banda dio a conocer, precisamente el 18 de septiembre pasado. Deftones en su máximo esplendor: guitarras super graves y potentes, voz desgarrada al tope (que luego deviene versatilmente a limpia, para volver a desgarrarse en un puñado de oportunidades más) y una base sólida pero bien groovera, propia del bajista Sergio Vega y del baterista Abe Cunningham. Le sigue "Ceremony", otro tema bien ala Deftones que recuerda a los mejores momentos de la banda post "White Pony". Nuevamente, al igual que en "Genesis", los coros juegan un papel fundamental. Sospecho que "Ceremony" será de los nuevos temas más vitoreados y festejados en vivo cuando podamos volver a los recitales. Algo así pienso de "Urantia", tercer tema del disco. El arranque a puro machaque, que anticipa lo que viene, y Chino Moreno susurrando una de sus mejores líneas vocales, hacen del tema uno de los mejores estandartes del disco. Y recién vamos por el tercer tema! Le sigue "Error", un tema en plan up-tempo pero en la misma vena y dirección de "Ohms": mucho groove y líneas melódicas, principalmente en el estribillo, sobre una contundente pared rítmica que no para nunca, al menos hasta el puente del tema, aunque sin perder intensidad en ningún momento. "The Spell Of Mathematics" arranca con la misma fuerza de "Genesis": Stephen Carpenter dándole duro a la novena cuerda de su ESP ("Ohms" es el primer disco de la banda en contar con guitarras de nueve cuerdas) y Chino Moreno dándole duro a sus cuerdas vocales. El papel de Frank Delgado en samples y teclados es fundamental en esta pieza. Recién en "Pompeji", cuya intro recuerda a "Change (In The House Of Flies)", Deftones baja unas cuantas revoluciones. Pero no del todo. Solo en las estrofas del tema. Y en sus dos últimos minutos, que dan lugar a un clima que pasea entre la oscuridad y la luz al final del túnel. Enganchado con dicho clima, llega "This Link Is Dead", otro de los grandes momentos de "Ohms", muy en la vena de "Urantia" aunque más denso y pesado en comparación. Chino Moreno no me dejaría mentir si leyera estas líneas. Le sucede "Radiant City", a mi criterio el mejor momento del disco. También muy similar a "Urantia" en cuanto a gancho, machaques y armonía. Si bien resulta similar, el tema en cuestión tiene su propia impronta. De la mano de "Headless", llega otro gran momento (y van... ). Nuevamente, la guitarra de Stephen Carpenter bien arriba, con todo el protagonismo, siempre sobre las melodías de Frank Delgado, la contundencia sin igual de Abe Cunningham, apoyado en todo momento por Sergio Vega, y la majestuosidad de Chino Moreno. El final, de mano del tema que le da nombre al disco, no es nada nuevo para quien esperaba este flamante lanzamiento, dado que fue editado como primer single el 21 de agosto pasado. Si bien los diez temas del opus son bien representativos de esta nueva etapa de Deftones, creo yo que este último tema es el que más representa al disco, aunque el mismísimo Terry Date no haya estado de acuerdo en lanzarlo como primer single. En poco más de cuatro minutos, nuclea todos los ingredientes con los que se hizo este gran registro.

La banda tenía planeada una gira norteamericana junto a Gojira y Poppy desde julio a septiembre de 2020, en plan promocional de "Ohms". Pero por más que obvias razones, nunca sucedió. Por lo que tendremos que esperar hasta 2021, por lo menos, para ver a Deftones en vivo presentando este gran disco, el cual a mi parecer se encuentra a la altura de "Saturday Night Wrist" (2006) y del homónimo de 2003 (e incluso por momentos, de "White Pony"). Disco en el que sin duda alguna, se pegó un volantazo en cuanto a dirección musical se refiere respecto a "Gore", su antecesor. Dicho volantazo seguramente obedece a que para la ocasión, se le dio más lugar a Stephen Carpenter y Abe Cunningham en la composición del disco. No es casualidad que la ESP de nueve cuerdas de Carpenter tenga un rol protagónico por excelencia en el disco. Sea cual sea la dirección que elija Deftones, creo yo que están en condiciones de triunfar. Así como vienen triunfando desde hace veinticinco años, de mano de "Around The Fur".


Tracklist:

01. Genesis (05:17)
02. Ceremony (03:27)
03. Urantia (04:30)
04. Error (04:50)
05. The Spell of Mathematics (05:27)
06. Pompeji (05:25)
07. This Link Is Dead (04:37)
08. Radiant City (03:35)
09. Headless (04:59)
10. Ohms (04:10)

Duración: 46:17









domingo, 21 de junio de 2020

A veinte años de "White Pony"


(click en la imagen para agrandar)


Año 2000. Cambio de década. Las grandes corporaciones preocupadas por el efecto Y2K en sus computadoras, el cual finalmente nunca se termina manifestando. Carlos Santana consigue ocho premios Grammy, igualando el récord que poseía Michael Jackson, logrado en 1983. Y mientras tanto, los norteamericanos Deftones editan su tercer registro de estudio, "White Pony".

El disco se edita el 20 de junio de 2000, coincidiendo con el natalicio número veintisiete de su frontman, Camilo Wong "Chino" Moreno, considerado en aquel entonces como uno de los mejores cien cantantes de Metal de todos los tiempos según la revista Hit Parader. Existen cuatro ediciones diferentes de "White Pony", cuyo nombre hace referencia a las drogas, principalmente a la cocaína (aunque Moreno aclara que el nombre tiene distintos significados, incluyendo uno sexual). En su fecha de lanzamiento, se lanzaron copias numeradas de edición limitada en formato jewel case en colores rojo y negro. Las dos ediciones de diferentes colores también presentaban diferentes booklets. Ambas versiones de edición limitada incluían "The Boy's Republic" pero no "Back to School (Mini Maggit)". La edición con portada gris fue lanzada como la versión inicial no limitada del álbum y no incluía "The Boy's Republic". Esto, junto con las versiones en rojo y negro, era la versión debidamente secuenciada del álbum como la banda pretendía. La versión gris fue reemplazada por la versión blanca actual, que agregó "Back to School (Mini Maggit)" como la primera pista. Se trató de una estrategia de marketing con la cual Moreno declaró no estar satisfecho. El lanzamiento original también fue editado en vinilo rojo transparente para una tira promocional de aproximadamente mil copias. El sucesor de "Around The Fur" (1997) es nuevamente producido por el aclamado Terry Date (Bring Me The Horizon, Soundgarden, Pantera, Limp Bizkit, White Zombie, Overkill, Slipknot, Dream Theater, The Smashing Pumpkins... ) y es uno de los más aclamados de la banda, junto al antes mencionado "Around The Fur", siendo todo un éxito de ventas, terminando el año 2000 en la tercera posición del Billboard de ese año. "White Pony" marcó un significativo crecimiento en el sonido de la banda y se considera un punto de inflexión en su historia en términos de experimentación, empleando un sonido rockero cada vez más experimental e incorporando influencias de new wave, dream pop, trip hop, shoegaze y post-rock en el sonido de metal alternativo por el que se habían hecho conocidos. "White Pony" también fue el primer álbum en presentar a Frank Delgado como miembro de tiempo completo de la banda como DJ y tras el sintetizador. Delgado había trabajado previamente con la banda como invitado destacado en "Around The Fur" y "Adrenaline" (1995), produciendo efectos de sonido en algunas canciones. También fue el primer disco de Deftones en el que Chino Moreno comenzó a aportar como guitarrista rítmico.

En los cuatro meses que la banda invirtió en el estudio para componer y grabar el disco (siendo la mayor cantidad de tiempo que la banda le dedicó a un disco hasta hoy), surgieron en total trece temas, de los cuales once corresponden a la edición standard. El arranque, de la mano de "Feticeira" ("hechicera" en portugués) propone cambios de todo tipo, pasando de estrofas estáticas y más bien lentas, a estribillos rápidos y rabiosos, desembocando en un final distorsionado y a puro gutural. Le sucede el cuasi trip-hopero "Digital Bath", cuya lírica trata infelizmente sobre un femicidio siniestro y oscuro que consiste en la eletrocución de una mujer en una bañera, para luego secarla y vestirla. Claramente, uno de los puntos más oscuros del disco, tanto a nivel lírico como musical. Le sigue "Elite", uno de los puntos más altos y metaleros del disco. El tema, que ganó la terna de mejor performance de metal en los Grammy Awards de 2001, se burla de todos aquellos que tratan de ser lo que ya son, según el frontman. "RX Queen", considerado el tema más futurista del disco, habla sobre un hombre que está enamorado de una mujer que tiene muchos problemas de salud. De ahí la sigla "RX", que significa "prescripción médica". Recién en "Street Carp", la banda tiende a volver a sus raíces. El tema rememora los tiempos que corren, redes sociales mediante, en donde se produce un encuentro callejero inesperado entre dos personas que se conocen hace tiempo e interesan entre sí, pero la realidad es que no quieren hablarse. En "Teenager", el trip hop vuelve a apoderarse del disco. Guitarra acústica y experimentación con sonidos electrónicos. Se trata del primer tema de Deftones en el género dream pop, estilo que Chino Moreno continuaría explorando con su proyecto alterno, Team Sleep, así como en los futuros discos de Deftones. "Knife Prty" mantiene un furioso patrón constante desde el inicio y hasta el final, exceptuando el fragmento donde la cantante; productora y actriz Rodleen Getsic hace de las suyas, casi emulando a la corista Durga McBroom en el clásico de Pink Floyd, "The Great Gig In The Sky". A continuación "Korea", con toda la rapidez; pesadez e intensidad a flor de piel. Se trata del primer tema que se compuso para "White Pony", el cual habla sobre el mundillo nocturno; drogas y desnudistas. "Passenger" es otro de los momentos más oscuros del disco, con Maynard James Keenan de Tool como invitado de lujo. El tema trata sobre unos amigos que se ven involucrados en un accidente automovilístico, en el que el copiloto pierde la vida. Le sucede "Change (In The House Of Flies)", primer corte del disco, devenido en hit radial. Una cuasi-balada compuesta por suaves estrofas y fuertes estribillos con coros que se expanden progresivamente. "Es una canción metafórica. Puedes tomarla de forma literal, como si yo viera a alguien transformarse en una mosca, y luego la atrapara y le arrancara sus alas mientras me río, en consecuencia de alguna forma pierdo mi vida", explica Moreno. Y el último tema del disco, al menos en la edición standard, llega de la mano de "Pink Maggit", la cual comienza minimalísticamente, con un frontman que gime tras el micrófono, pero que luego toma cuerpo y densidad, desembocando en los latidos de un corazón que de a poco se va apagando. "Back to School (Mini Maggit)", incluído en una de las ediciones especiales, es una reinterpretación de "Pink Maggit" con influencias de rap y hip-hop. Una vez editado, Chino Moreno se lamentó de haberla incluído en el disco. Y "The Boy's Republic", incluído en otra de las ediciones limitadas, trata sobre la búsqueda desesperada de redención, en un plan bien a lo Deftones.

Estilísticamente, "White Pony" mezcló el sonido de metal alternativo de la banda, influenciado por bandas como Tool; Faith No More y Nine Inch Nails, con la atmósfera de "Pornography" de The Cure. El tercer disco de Deftones, a veinte años de su edición, resulta atemporal, básico y necesario para comprender el cambio de paradigma en la música pesada contemporánea, en la cual Deftones sigue desenvolviéndose como uno de los principales exponentes.






domingo, 20 de octubre de 2019

Iron Maiden - Estadio Vélez Sarsfield (sábado 12 de octubre de 2019)


(click en la imagen para agrandar)


Finalmente, y a casi un año del inicio de la venta de localidades, Iron Maiden visitó Argentina por undécima ocasión en el marco de la gira "Legacy Of The Beast". Ocasión un tanto especial dado que un día antes del show, los integrantes de la banda fueron recibidos en el Congreso Nacional como visitantes de honor de la República Argentina y de su H. Cámara de Diputados. Para dicho homenaje, solo se presentaron el baterista Nicko McBrain (67); el guitarrista Janick Gers (62) y el multifacético y siempre carismático Bruce Dickinson (61). El resto de la banda, es decir el bajista Steve Harris (63) y los guitarristas Dave Murray (62) y Adrian Smith (62), optaron por quedarse descansando en el hotel Four Seasons. En la ceremonia de homenaje, el único miembro en tener la palabra fue el frontman de la banda, quien agradeció enormemente la distinción; comentó que le encantan la comida, los vinos y la cerveza de nuestro país (incluso dijo que le gustó nuestra IPA, vaya a saber uno cuál) y por último, dijo que la próxima visita de la banda, lógicamente sin fecha confirmada, sería en River. No dijo un estadio más grande. Dijo River. La banda hizo de las suyas en el estadio en cuestión en 2013, en el marco de la recreación de la gira Maiden England, por lo que lo conocen perfectamente, sabiendo la cantidad de gente que alberga cuando se habla de shows en vivo.

Días antes del show en Buenos Aires, es decir la anteúltima parada de la gira "Legacy Of The Beast", llovió mucho. Muchísimo. Y el sábado en que la Doncella se presentó una vez más en Argentina no fue la excepción. Desde la madrugada del sábado hasta poco después de las 16:00 (horario en que abrió sus puertas el Pepe Amalfitani del barrio de Liniers) llovió bien duro. Con ganas. Rayos, centellas e incluso granizo. Si bien los medios anticiparon que el show no se suspendería, la cantidad de agua caída hizo pensar a muchos sobre la posible cancelación del evento. Incluso la mismísima productora tuvo que salir a decir que si las condiciones no estaban dadas en un 100%, lamentablemente el show se cancelaría definitivamente, no dando lugar a su postergación dadas las próximas obligaciones de la banda, entre las que se encuentran dos fechas en Santiago de Chile, descansar y permitir que Bruce Dickinson finalice su nuevo disco solista, el cual oportunamente saldrá a mostrar en vivo. Pero dejó de llover. Finalmente, la lluvia cesó.

La sobremesa de turno estuvo a cargo de los locales Serpentor y su thrash ala Testament. La banda, que cuenta con una gran base de fans, comenzó sonando mediocremente. Hasta que en un determinado punto de la tarde, el sonido recuperó protagonismo y la banda pudo terminar su set a todo trapo. A su término, The Raven Age se apoderó del escenario. La banda, formada por el guitarrista George Harris (hijo de Steve), desplegó su propuesta de metalcore melódico por poco más de media hora, con un sonido realmente contundente.

Pasadas las 21:20, las luces del Fortín de Liniers se despidieron por dos horas, dando lugar a la previa al plato fuerte de la noche, con "Transylvania" sonando de fondo, mientras en las dos pantallas laterales de alta definición se dejó ver la promo del juego que le dio nombre a la gira. A su término, comenzó a sonar el clásico "Doctor Doctor" de UFO, una de las bandas favoritas del antes mencionado Steve Harris, dando pie al discurso de Winston Churchill a modo de intro para el primer tema del set, "Aces High". A lo largo y ancho del tema, se dejó ver una réplica casi exacta (90%) de un Supermarine Spitfire Mk Vb, matrícula AA853, del escuadrón 302 de la Fuerza Aérea Real, activo durante la Segunda Guerra Mundial. De esta manera, Iron Maiden dio por inaugurado su set, dividido en tres partes: un set basado en la guerra (compuesto por "Aces High", "Where Eagles Dare", "2 Minutes to Midnight", "The Clansman" y "The Trooper"), otro set basado en la religión ("Revelations", "For the Greater Good of God", "The Wicker Man", "Sign of the Cross", "Flight of Icarus" y "Fear of the Dark") y un tercer set basado en el infierno ("The Number of the Beast" y "Iron Maiden", seguido por los bises "The Evil That Men Do", "Hallowed Be Thy Name" y "Run to the Hills"). Como siempre, aunque esta vez más ambiciosamente, tanto el escenario como el frontman Bruce Dickinson se vistieron de diferentes maneras entre tema y tema. En "The Clansman", el cantante hizo de las suyas con una espada en mano en todo momento. Espada que también utilizó para un mano a mano con Eddie, eterna mascota de la banda, durante los solos de "The Trooper". Y si hablamos de "The Trooper", más de uno estuvo de acuerdo en que vivimos la mejor versión en vivo del tema, al menos en esta parte del mundo. No solo por la destreza vocal de un encendidísimo Dickinson y por supuesto de sus pares en sus respectivos instrumentos, sino porque a diferencia de ocasiones anteriores, el cantante no solo hizo flamear la bandera de la confederación inglesa sino además la argentina, la cual ofició además de fusil con el cual Eddie fue baleado más de una vez. Al término del tema, se dejó ver en ambas pantallas el dedo mayor de Eddie, quizás en señal de disconformidad por haber sido derrotado por Bruce con su espada. O en señal de venganza o chiste interno por los constantes silbidos recibidos durante el flameo de la bandera inglesa en visitas anteriores de la banda. Vaya uno a saber. La realidad es que el dedo mayor de Eddie se dejó ver en todos los países, no solo en Argentina.
Para el debut de "Flight Of Icarus" en Argentina, los protagonistas fueron un inmenso Icaro alado en el fondo del escenario y, nuevamente, el frontman de Iron Maiden y sus dos lanzallamas, uno en cada mano, personificando los rayos del sol que llevaron a Icaro a su triste deceso al derretirse la cera con la cual hizo sus alas, motivo de su ambición por intentar llegar a la mayor estrella del sistema solar.
Si bien la totalidad de los temas fueron festejados y vitoreados como siempre, los más aplaudidos fueron "Fear of the Dark" y "The Number Of The Beast". El primero quizás por tratarse de uno de los temas más queridos por el público argentino, que deja su garganta cuando Dickinson le hace cantar el nombre del tema (prueba de ésto, la versión en vivo en el estadio Ferrocarril Oeste de 2008, la cual quedó registrada en el DVD "Flight 666", grabado durante el primer tramo de la gira "Somewhere Back in Time" de ese mismo año). Y el segundo, sencillamente por tratarse de uno de los varios himnos de Iron Maiden. En total, fueron dieciseis los temas ejecutados. Cuatro pertenecientes a "Piece Of Mind" (disco que cumplió treinta y cinco años al inicio de la gira). Tres pertenecientes a "The Number Of The Beast". Dos a "Powerslave". Y uno de "A Matter Of Life and Death", "Brave New World", "Fear of the Dark", "Iron Maiden", "Seventh Son of a Seventh Son", "The X Factor" y "Virtual XI".
Para el tema que le da nombre tanto a la banda como a su disco debut, como es costumbre apareció una gran cabeza de Eddie. Para la ocasión, con grandes cuernos y aspecto feroz, en clara alusión a la gira que los sacó a pasear en mayo de 2018. Uno de los momentos más esperados del show. Finalmente, llegaron los bises de la mano de "The Evil That Men Do", "Hallowed Be Thy Name" y "Run to the Hills". Para el segundo tema del encore, se dejó ver a un Bruce Dickinson más artista que nunca, a la espera de ser colgado en una gran horca que bajó de lo alto del escenario, personificando al protagonista del tema, quien se encuentra próximo a ser ejecutado. Para el final, una vez más de la mano del galopante "Run To The Hills", el frontman hizo detonar el escenario con un artefacto similar al que utilizaba el coyote para atrapar al correcaminos, en el cual se leían escritas las siglas TNT.

Y de esta manera, Iron Maiden se despidió victoriosamente y por décimo primera vez de nuestro país, ante un colmadísimo estadio que albergó cincuenta mil personas. Personas que vivenciaron uno de los mejores y más ambiciosos shows en el país. Y sin discusión alguna, el mejor de la Doncella de Hierro en Argentina.



Setlist:

01. Aces High
02. Where Eagles Dare
03. 2 Minutes to Midnight
04. The Clansman
05. The Trooper
06. Revelations
07. For the Greater Good of God
08. The Wicker Man
09. Sign of the Cross
10. Flight of Icarus
11. Fear of the Dark
12. The Number of the Beast
13. Iron Maiden
14. The Evil That Men Do
15. Hallowed Be Thy Name
16. Run to the Hills











domingo, 25 de agosto de 2019

Tool - "Fear Inoculum" (2019)


(click en la imagen para agrandar)


Si. Hace mucho que no subo discos. Si. Las redes sociales y las plataformas de streaming prácticamente mataron al MP3 y, por decantación, a los hosts de descarga. Pero siempre puede haber una excepción. Dicha excepción tiene nombre y apellido: Tool y su nuevo disco "Fear Inoculum".

Lo nuevo de los californianos en trece años tiene una duración de setenta y nueve minutos. El tema más corto del disco, "Chocolate Chip Trip", no alcanza los cinco minutos. Mientras que el resto, no baja de diez. La edición de lujo, concebida y dirigida por el guitarrista Adam Jones, presenta una pantalla recargable HD de cuatro pulgadas con material de video exclusivo, cable de carga, altavoz de dos watts, un booklet de treinta y seis páginas y una tarjeta de descarga digital.

Qué decir de "Fear Inocolum" que no se sepa. A primera escucha, siempre indigerible de movida, recuerda muchísimo al Tool de sus dos discos anteriores ("Lateralus" de 2001 y "10,000 Days" de 2006). Paisajes propios y fácilmente reconocibles de la guitarra de Adam Jones. El redoblante sin bordona en momentos clave del gran Danny Carey. La densa base de Justin Chancellor, que acompaña siempre a su co-equiper en batería. Y la inconfundible y majestuosa voz de Maynard James Keenan, que se mantiene intacta aún después de trece años de ostracismo, al menos en Tool, ya que el tipo siguió haciendo de las suyas con A Perfect Circle y Puscifer.

Basta de cháchara. A degustar esta obra de una buena vez.


Formación:

Danny Carey - batería, percusión
Adam Jones - guitarra
Maynard James Keenan - voz
Justin Chancellor - bajo




Si querés visitar la web oficial de Tool, click aca.
Si querés visitar el Facebook de la banda, click aca.


Origen: Los Angeles, California, EE.UU.
Genero: Progressive Metal
Fecha de lanzamiento: 30/08/19
Formato: MP3
Tamaño: 178.08 MB
Calidad: 320 KBps (CD RIP)
Tracklist:

01. Fear Inoculum (10:20)
02. Pneuma (11:53)
03. Invincible (12:44)
04. Descending (13:37)
05. Culling Voices (10:05)
06. Chocolate Chip Trip (04:48)
07. 7empest (15:43)

Duración: 79min 10seg


BAJAR
MIRROR

domingo, 3 de marzo de 2019

LILLAKE - "Memory Lies" (2019)


(click en la imagen para agrandar)


Segundo disco de LILLAKE, banda norteamericana de Metal progresivo moderno (y con mucho groove) formada por ex-integrantes de Suicidal Tendencies, entre otros popes. En primer lugar, el Metal progresivo que predica la banda no tiene nada que ver con el Metal progresivo al que estamos acostumbrados y primero se nos viene a la mente, o sea Dream Theater. En segundo lugar, que la banda cuente con dos ex-miembros de los liderados por Mike Muir, no significa que la banda sea un clon de Suicidal Tendencies. Incluso en "Memory Lies", no hay vestigio alguno de los antes mencionados. Quizás algún que otro slap de bajo. En tercer lugar, no se dejen guiar por la portada. Si. Es fea. Para qué negarlo. Y en cuarto lugar, el baterista Eric Moore (también ex-Infectious Grooves) es sesionista del cantante italiano de pop Eros Ramazzotti. Habiendo enumerado estos cuatro puntos, no se dejen llevar por los mismos. Se van a encontrar con otra cosa. Como dije antes, se van a encontrar con mucho groove, alguna que otra influencia de bandas modernas e incluso de los 90´s (Deftones, Life Of Agony, Alice In Chains y Faith No More, por ejemplo), muchísimos fills de batería y voces limpias y hardcore, entre otros elementos. Desde su concepción, en el año 2015, LILLAKE ha compartido escenario con bandas tales como Goatwhore, Crowbar, TesseracT, Meshuggah y Megadeth.



Formación:

Nico Santora - guitarra, voz (From The Throne, RattBlack, ex-Suicidal Tendencies, ex-The Faceless en vivo)
Bill Pogan - guitarra
Eric Moore - batería (T.R.A.M., ex-Infectious Grooves, ex-Suicidal Tendencies)
Alex Vazquez - bajo (ex-Abiotic)




Si querés visitar la web oficial de LILLAKE, click aca.
Si querés visitar el Facebook de la banda, click aca.
Si querés visitar el Bandcamp de la banda, click aca.


Origen: Nashville, Tennessee, EE.UU.
Genero: Progressive | Modern | Experimental | Groove Metal
Fecha de lanzamiento: 11/01/19
Formato: MP3
Tamaño: 90 MB
Calidad: 320 KBps
Tracklist:

01. Intro (00:33)
02. KMA (03:27)
03. Visceral Disillusion (04:37)
04. Waste (05:26)
05. I'm Saved (03:30)
06. Mask (03:46)
07. Wait For You (03:23)
08. Bed Of Lies (03:49)
09. Erased (05:12)
10. Going Away (04:36)

Duración: 38min 19seg


BAJAR


viernes, 1 de marzo de 2019

Dream Theater - "Distance Over Time" (2019)


(click en la imagen para agrandar)


Edición limitada del décimo cuarto registro discográfico de estudio de los reyes indiscutidos del Metal Progresivo. Claro, me estoy refiriendo a Dream Theater. A diferencia de "The Astonishing", "Distance Over Time", grabado entre junio y septiembre de 2018, es un disco más conciso; centrado y pesado. Incluso la mismísima banda comparó la velocidad y estilo del proceso de composición del nuevo disco con el de "Train Of Thought", editado en 2003. Con solo cincuenta y siete minutos de duración, sin incluir el bonus track "Viper King", "Distance Over Time" es el primer registro de estudio de Dream Theater con una duración inferior a una hora desde "Images And Words" (1992), y su más corto desde "When Dream And Day Unite", el disco que marcó el debut de la banda en 1989. "Distance Over Time" es el tercer disco de estudio de la banda que no presenta ninguna canción de más de diez minutos, después del antes mencionado "When Dream And Day Unite" y "The Astonishing" (2016), y el primero en incluir una canción con letras escritas por Mike Mangini, el sucesor de Mike Portnoy, quienes muchos fans extrañan en demasía (me incluyo). El segundo disco de esta edición limitada incluye las versiones instrumentales del primero.



Formación:

John Myung - bajo (The Jelly Jam, ex-Gordian Knot, ex-Platypus)
John Petrucci - guitarras, coros (Liquid Tension Experiment, ex-Nightmare Cinema)
James LaBrie - voz (Roswell Six, True Symphonic Rockestra, ex-Frameshift, ex-Mullmuzzler, ex-Nightmare Cinema, ex-Winter Rose)
Jordan Rudess - teclados (Liquid Tension Experiment, ex-Dixie Dregs)
Mike Mangini - batería (ex-Annihilator, ex-Extreme, ex-Mullmuzzler, ex-Steve Vai, ex-Stygia)




Si querés visitar la web oficial de Dream Theater, click aca.
Si querés visitar el MySpace de la banda, click aca.
Si querés visitar el Facebook de la banda, click aca.


Origen: Long Island, New York, EE.UU.
Genero: Progressive Metal
Fecha de lanzamiento: 22/02/19
Formato: MP3
Tamaño: 300 MB
Calidad: 320 KBps (CD RIP)
Tracklist:

CD 1

01. Untethered Angel (06:14)
02. Paralyzed (04:17)
03. Fall Into The Light (07:04)
04. Barstool Warrior (06:43)
05. Room 137 (04:23)
06. S2N (06:21)
07. At Wit's End (09:20)
08. Out Of Reach (04:04)
09. Pale Blue Dot (08:25)
10. Viper King (04:00) *

* bonus track

Duración: 60min 51seg


CD 2


01. Untethered Angel (instrumental) (06:14)
02. Paralyzed (instrumental) (04:17)
03. Fall Into The Light (instrumental) (07:04)
04. Barstool Warrior (instrumental) (06:43)
05. Room 137 (instrumental) (04:23)
06. S2N (instrumental) (06:21)
07. At Wit's End (instrumental) (09:20)
08. Out Of Reach (instrumental) (04:04)
09. Pale Blue Dot (instrumental) (08:25)
10. Viper King (instrumental) (04:00) *

* bonus track

Duración: 60min 51seg



BAJAR

jueves, 31 de enero de 2019

Scum Scunge - "Five Bucks Ain´t Shit" (2003) [RESUBIDO]




Poco se sabe de esta banda de borrachos. Poco y nada. Solo que ya no existen. Y que eran muy amigos de Dimebag Darrell, cariñosamente apodado "Drunkbag" por los mismísimos Scum Scunge. De hecho, así figura Dime en los créditos de "Five Bucks Ain´t Shit": como "Drunkbag". Y tan amigos eran entre sí que Dime grabó los solos de tres de los nueve temas incluídos en este disco. Ni bien me enteré de la existencia de este disco (nota: no esperen nada revolucionario, incluso suena mal y feo) me lo tuve que comprar. Lo conseguí de casualidad ya que está descatalogadísimo. Guste o no "Five Bucks Ain´t Shit", siempre es bueno disfrutar del legado de Dimebag. Y más aún cuando parte de ese legado era desconocido. Al menos hasta el día de hoy.


Formación:

Stuart Taylor - guitarras
Donavan Cleveland - voz
Gristle T. Bates - bajo
Brently - batería


Origen: Arlington, Texas, EE.UU.
Genero: Groove Metal
Año: 2003
Formato: MP3
Tamaño: 67.4 MB
Calidad: 320 KBps (CD RIP)
Tracklist:

01. Wash Away (02:06)
02. Believe (con "Drunkbag" Darrell) (03:40)
03. My Hell (03:28)
04. How Many Times (con "Drunkbag" Darrell) (05:25)
05. I Don't Need This (02:53)
06. Hangmanns Noose (03:30)
07. Leaving (03:39)
08. Take Me Home (03:17)
09. Abuse (con "Drunkbag" Darrell) (03:48)

Duración: 31min 46seg


BAJAR